Lección 30: Creciendo en Cristo

DESCARGA ESTE ESTUDIO BÍBLICO EN PDF AQUÍ.

Durante el curso de estas 30 lecciones, confío en que haya aprendido a amar y apreciar las verdades encontradas en la Palabra de Dios. Ahora quizás se pregunte: “¿a dónde iré a partir de ahora?”

Seguramente no querrá volverse atrás. ¿Cómo podría volver a la oscuridad ahora que conoce la luz? ¿Cómo podría volver a la culpabilidad ahora que ha experimentado el perdón? ¿Cómo podría volver al temor de la muerte ahora que tiene la promesa de vida? ¿Cómo podría volver a la arena movediza una vez que ya ha estado en pie sobre la roca sólida? ¿Cómo podría volver a la incertidumbre ahora que tiene conocimiento? ¿Cómo podría volver a las manos de los hombres cuando ha sentido las manos de Dios?

Fue Pedro quien dijo: “Maestro, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna” (Juan 6: 68). El camino que Jesús llama estrecho, al igual que un ascensor, va en dos sentidos, o arriba o abajo, y usted no querría apretar el botón de bajada, ¿o si? ¿No sería trágico que cuando vemos el bote salvavidas, y llega a su alcance para poder aplaudirlo, admirarlo, alabar su buena construcción, y no subirse en él? ¿No resultaría extraño hablar de cuán bueno puede ser un bote salvavidas, mientras se aleja sin usted?

Con la Verdad sucede algo parecido. La verdad recibida sólo como información nunca podrá salvar. No es suficiente el leer la Biblia y oír sermones, o incluso creer en la verdad. Se necesita valor para decir “Debemos obedecer a Dios antes que a los hombres” (Hechos 5:29). O “aunque Él me matare, en Él esperaré” (Job 13:15). O “si perezco, que perezca” (Ester 4:16). Pero esto es el material del que están hechos los héroes, los santos, Martín Lutero… No, no es suficiente aplaudir al bote salvavidas. Debemos actuar de acuerdo a la verdad.

A través de su estudio de la Biblia ha sido informado. Ha aprendido. Ha sido inspirado. Pero ¿se le ha ocurrido alguna vez que la verdad no es un entretenimiento, y que Dios quiere que usted haga algo en consecuencia?

"¿Quién? ¿Yo?" ¡Sí! ¡Usted! Estas lecciones fueron escritas para usted, no para cualquier otro, ¡y también la Biblia! Le repito, la Verdad es para que actuemos de acuerdo a ella. Esta es la razón por la que Jesús habló tanto acerca de ella. Hay gente que tiene colecciones de diplomas de estudios bíblicos enmarcados en sus casas, pero jamás se les ocurrió que Dios espera que hagan algo respecto a lo que aprendieron. Jesús dijo: “¿Por qué me llamáis Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo?” Y añadió “Mas el que oyó y no hizo, es semejante al hombre que edificó su casa sobre tierra, sin fundamento, contra la cual el río dio con ímpetu, y cayó, y fue grande la ruina de aquella casa” (Lucas 6: 46-49).

Ahora llega a la pregunta:

¿Qué hará usted con Jesús?

¿Qué hará usted con la verdad?

No puede separar las dos cosas, porque Jesús dijo: “Yo soy la verdad”.

Es mi oración que mientras estudia esta lección, el Espíritu Santo le guíe para que Jesús, la verdad, sea su elección.

LECCIÓN 30: CRECIENDO EN CRISTO.

Lectura Bíblica: Mateo 13:3-9; 18-23; Mateo 7:17-29.

Alguien dijo: “La madurez no viene como un regalo de Navidad, cuidadosamente envuelto y con un lazo, dejado en su puerta. Hay dos escenarios por los que todos debemos pasar para adquirir madurez: el primero, debemos nacer, y segundo ¡debemos crecer!”

1. CRECIENDO. LA VIDA DEVOCIONAL.

1. ¿En qué dos direcciones tenemos que crecer? 2ª Pedro 3:18
____________________________________

2. ¿Cuál es el propósito de Dios para nosotros? Colosenses 1:28
____________________________________

3. ¿Por qué es importante crecer continuamente en el conocimiento de Dios? Juan 17:3
____________________________________

Al igual que la vida física depende de la comida, el respirar y el ejercicio; sucede igual con la vida y crecimiento espiritual, necesita aliento espiritual, comida y ejercicio, y todo ello involucra conocer mejor al Salvador. Si quiere desarrollar una amistad con alguien que ha conocido, procura hacer tiempo para estar con esa persona. Cuanto más estén juntos, mejor se conocerán. ¿Cómo podemos conocer mejor a Dios? Hablando con Él (en oración), escuchándole (en Su Palabra), y haciendo cosas con Él (dando testimonio), es decir, pasando tiempo con Él.

4. ¿Cuál es la comida espiritual del cristiano?
Juan 6:48-63.

“Yo soy el ________________________________”.

El versículo 63 explica lo que Jesús quiso decir:
“ Las _________________ que yo os he hablado son espíritu y son ____________”.

5. ¿De qué depende el crecimiento espiritual (o santificación)? Juan 17:17 ____________________________________

¿Qué es verdad?
____________________________________


Para mantenernos físicamente vivos, comemos tres comidas al día. Para mantenernos espiritualmente vivos, necesitamos el Aliento de Vida como alimento regular. Mucha gente emplea una hora al día para comer. ¿Podemos esperar un crecimiento espiritual con menos esfuerzo? Una hora de meditación al día estudiando Su Palabra, especialmente la vida de Cristo, recompensará con crecimiento espiritual.

6. ¿Qué ejemplo nos dio Jesús en su vida de oración? (Para ver la oración, repase la lección 17).
Mateo 14:23; Marcos 1:35
____________________________________


Lucas 6:12
____________________________________


La oración, el aliento del alma, está relacionada con nuestro tiempo devocional con el Señor, ya que es hablar con Él. Aunque esta comunicación pueda, y deba, continuar a lo largo del día, no anula la necesidad de un encuentro especial con Jesús cada día.

7. ¿Cómo hacen las cosas los cristianos con Jesús? Mateo 28:19,20
“Por tanto, id y __________ ___________________ a todas las naciones, … y he aquí ________ ___________ _____________ hasta el fin del mundo.”

El Espíritu Santo representa a Cristo en la Tierra (Juan 16:13,14). A través de Él Jesús está con nosotros todos cada momento mientras testificamos a otros en su favor. Dese cuenta que sus palabras de despedida fueron “he aquí, estoy con vosotros siempre”.

2. CRECIENDO. LA VIDA DE FE.

1. ¿Cómo debemos seguir caminando con el Señor? Colosenses 2:6
____________________________________

2. ¿Cómo recibimos a Cristo? Juan 3:16
____________________________________

¡Qué simple y bonita guía para la vida cristiana! Por un acto de voluntad aceptamos a Jesús como nuestro Salvador. Mediante un acto de voluntad mantenemos una relación de confianza con Él, creer lo que diga, aceptar lo que nos ofrezca, hacer lo que desee. La fe es un compromiso total de todo lo que somos y tenemos para el Señor.

3. ¿Qué no amonesta Pablo a hacer? 1ª Timoteo 6: 12
____________________________________

4. ¿Cómo peleamos la batalla de la fe? Juan 6:29
____________________________________

Esta clase de creencia es más que un ejercicio en “pensamiento positivo”, o meramente “tomando a Dios por su Palabra”. Por ejemplo, Jesús viajó a Tiro y Sidón (Mateo 15), y mientras cruzaba por un lugar, una mujer cananea se le acercó y le rogó “ten misericordia de mi, Señor. Mi hija está gravemente atormentada por el diablo. ¡Por favor, sánala!”

¡Jesús la ignoró por completo! ¡Ni siquiera le contestó! A nadie le gusta ser ignorado. “Dile que se vaya” le sugirieron los discípulos, “¡es una molestia!” Jesús pareció estar de acuerdo, porque se giró a ella y le dijo: “He sido mandado solo para ayudar a la oveja perdida de la casa de Israel”. En otras palabras, Jesús dijo: “Mire, señora, no vine aquí para ayudarle”.

Pero esta mujer se mantuvo adorándole y diciendo “¡Señor, ayúdame!”

Jesús la volvió a empujar verbalmente: “No es propio tomar el pan de los hijos y echárselo a los perros”.

¿Le han llamado a usted alguna vez perro? Muchos de nosotros hubiésemos ido cabizbajos ante tal rechazo, pero no esta mujer. “Eso es cierto, Señor” replicó ella, “aún los perros comen las migajas que caen de la mesa de su amo. ¡Dame una sola migaja, una pequeña miga de pan!”

Entonces llegó la respuesta e Jesús, mostrando lo que es la Fe de verdad: “O mujer, grande es tu fe. Sea hecho como deseas.” Y su hija fue sanada. Si va a definir la fe en términos de creencia solamente, esta historia ¡no encaja! No tomó a Cristo por Su palabra, ella confió en Él. Ella confió en Él con su vida, su hija, y sus necesidades, y eso es la verdadera fe. Pistis, la palabra griega para fe, puede ser también traducida como “creencia” o “confianza”. La fe verdadera es poner nuestra confianza en Dios.

¡El apóstol Pablo fue un campeón de la fe! Pero si la fe es solamente hacerse creer a uno mismo que algo va a suceder si cree en ello intensamente, entonces Pablo suspendió el curso. Había suficientes promesas que pudo clamar para ser liberado de la mazmorra y del patíbulo de la decapitación.

Si fe es hacerse creer que algo no va a suceder porque Dios nos ha prometido protección, entonces los reformadores Huss y Jerónimo no pasaron la prueba. Pudieron clamar la promesa que cuando uno anda a través del fuego “no te quemarás, ni la llama arderá en ti” (Isaías 43:2), y no hubieran muerto en la hoguera. ¿Murieron Pablo y esos hombres porque su fe no fue lo suficientemente fuerte? No, murieron porque tuvieron una fe genuina, fe que confiaba en Dios en las pruebas, en la tribulación, en el dolor, incluso en la muerte. Esta clase de fe sólo puede venir como resultado de conocer a Dios “de tú a tú”, persona a persona. Cada vez que aparece la palabra “fe” o “creencia” en la Biblia, intente cambiarla por “confianza”, y se acercará más a su sentido verdadero.

Juan 14:1 “Confiáis en Dios, confiad también en mí”.
Hechos 16:31 “Confía en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa”.

Esto no es meramente decir “creo”. En nuestro mundo de hoy día, hay una fe barata que pide que “sólo creas en Cristo” para ser salvo. ¡No! ¡Aprender a confiar en Dios requiere una relación continuada y personal con un Dios que merece esa confianza! Entonces, ¿cuál es nuestra parte al luchar la batalla de la fe? Nuestro trabajo es confiar (Juan 6:29). Y esto implica ir conociendo a Aquel que es merecedor de confianza, porque nosotros por naturaleza desconfiamos de los demás hasta que sabemos que son dignos de confianza.

Una palabra más: Si aprende a conocer a una persona que es digna de confianza, no tiene que generar confianza. La confianza viene en la misma medida en que se va enamorando. ¡Usted no se enamora porque intenta enamorarse! El amor viene naturalmente cuando uno conoce a alguien a quien puede amar.

5. ¿Cómo viene la fe (confianza)? Romanos 10:17
________________________________________

Es a través de la Palabra como llegamos a conocer al Señor. Entonces, ¿cuál es la buena batalla de la fe? Nada más que tomar la medida de la fe que el Señor ya nos ha dado (Romanos 12:3) y usarla para conocer mejor al Señor cada día, de forma que podamos confiar en Él, porque le conocemos. Nunca luche para la “fe”; luche para aprender a conocer a Dios. Requiere un esfuerzo mantener una amistad diaria con Dios. ¿Por qué? Porque el diablo sabe que hay poder para la victoria al conocer a Dios (1ª Juan 5:4), así que intentará cualquier cosa para mantenernos apartados de Dios y evitar que empleemos tiempo en conocerle.

3. CRECIENDO. AFRONTANDO TENTACIONES Y PRUEBAS.

1. ¿Cómo aprendió la obediencia el Señor Jesús? Hebreos 5:8
_____________________________________

2. ¿Qué sufrimiento le enseñó la obediencia a Jesús? Hebreos 2:18
_____________________________________

3. ¿Cómo afrontó Jesús la tentación? Mateo 4:4,7,10
_____________________________________

4. ¿Qué promesas de ayuda y victoria en la tentación y las pruebas nos han sido dadas?
2ª Pedro 2:9
Salmo 145:14
_____________________________________

1ª Corintios 10:13

_____________________________________

2ª Corintios 12:9

_____________________________________

Judas 24
_____________________________________

Filipenses 1:6
_____________________________________

5. ¿Por qué permite Dios que suframos experiencias probadoras (tentaciones y dificultades)?
Hechos 14:22
____________________________________

Isaías 48:10

____________________________________

6. ¿Cuál debería ser nuestra actitud cuando fallamos? Miqueas 7:8
____________________________________

La vida cristiana puede ser ilustrada por una parábola: Usted comienza en la autopista del cristiano pensando que es un conductor bastante bueno. Pero se sigue encontrando con un enorme camión conducido por una criatura con apariencia de mal. Y cada vez que se encuentra con ese camión, le echa fuera de la carretera, al arcén. Usted no puede más con esa situación. Así que usted acude a un Hombre vestido de blanco con cicatrices en sus manos, y le dice: “¡Mira! ¡He comenzado a ser un conductor pésimo! Por favor, ¿podrías conducir por mí?” Y cuando usted ora así, comienza un milagro. Durante el tiempo que usted deje a Jesús que maneje la situación al volante, usted no tendrá problemas con el diablo y sus camiones (o tentaciones). Es cuando usted vuelve a confiar en sí mismo y le pide a Jesús que se haga a un lado para volver a guiar el vehículo, cosa que Él hará, cuando el problema comienza de nuevo.

7. ¿Qué armadura es dada al cristiano? Efesios 6:13 – 18
_____________________________________

8. Cuando nos ponemos esa armadura, ¿qué estamos realmente haciendo? Romanos 13:14
_____________________________________

9. ¿Cómo podemos hacer que Satanás huya? Santiago 4:7
_____________________________________

Le resistimos al poner nuestra completa y entera confianza en Jesús “sin mí nada podéis hacer” (Juan 15:5) dijo Jesús. No nos podemos salvar a nosotros mismos, pero Jesús tampoco puede a no ser que le dejemos hacerlo. Se le preguntó a una pequeña niña qué es lo que hacía cuando Satanás le tentaba a actuar mal. “Bueno,” replicó ella, “cuando Satanás viene llamando a la puerta, simplemente me vuelvo a Jesús y le pregunto si debo responder a la puerta, y cuando Satanás ve a Jesús a la puerta, dice: ¡Oh, oh!, creo que me he equivocado de casa”. Resistir es un acto de voluntad. La elección es nuestra.

4. CRECIENDO. LA VIDA DE OBEDIENCIA.

Lo que hemos estado estudiando se podría resumir en una palabra, “acción”. Estudiar la Palabra de Dios, eso es acción; testificar y hacer cosas con Cristo es acción; resistir al diablo es acción; la obediencia es acción. Incluso la fe (confiar plenamente en Jesús) es acción, porque en su sentido verdadero, la confianza genuina, aunque a veces sea pasiva, suele ser activa, ¡funciona!

1. ¿Qué hace la verdadera confianza?
Gálatas 5:6

____________________________________

Santiago 2:18
____________________________________

2. Después de aprender lo que es la voluntad de Dios a través de su Palabra, ¿cómo debemos responder?
Santiago 1:22

____________________________________

Lucas 11:28

____________________________________

Romanos 2:13
____________________________________

Millones pretenden ser cristianos, teniendo “una forma de piedad” que niega “el poder de ella” (2ª Timoteo 3:5). Una y otra vez las Escrituras enfatizan que la salvación es para los obedientes y no para aquellos que llevan colgada la etiqueta que dice “cristianos”.

3. ¿A quiénes vino Cristo a ser el Autor de la Salvación? Hebreos 5:9
____________________________________

4. ¿Cuán serio es fallar a la hora de obedecer la verdad? 2ª Tesalonicenses 1:8,9

________________________________________

5. ¿Cómo reveló Abraham su confianza en Dios? Génesis 22:8-13
Versículo 8
“Dios se ________________ _______________”

Versículos 9, 10 ¿Qué hizo Abraham?
____________________________________

Vers. 13 ¿Cómo honró Dios su obediencia?
____________________________________

6. ¿Cómo mostró fe Naamán? 2ª Reyes 5:10 – 14

____________________________________

Vers. 14 ¿Cómo fue honrada su obediencia?

____________________________________

7. ¿Cómo mostraron los tres hebreos su fe en Dios? Daniel 3:17 – 27
____________________________________

Cuando esos tres hombres jóvenes que mostraron su confianza fueron arrojados al horno de fuego, Dios no apagó primero el fuego, el acto de fe viene primero, y entonces el milagro.

8. ¿Cómo mostraron los Israelitas su fe mientras se aproximaban al Jordán y Dios les dijo que cruzaran? Josué 3:15 Vers. 16, 17 ¿Qué hizo Dios por ellos?
____________________________________

Dios pudo abrir al río delante de ellos. Pudo sacar toda la aventura fuera del contexto de la fe. En vez de ello, dejó que el río Jordán siguiera su curso, y no hizo el milagro hasta que los pies de los sacerdotes tocaron el agua. Entonces el río comenzó a retenerse, como si de una presa se tratase, y el pueblo cruzó por tierra seca.

¿Está usted listo para entrar en las aguas a la orden de Dios, sabiendo que no hay ningún riesgo en absoluto al obedecer, sino al retrasarse? No hay ningún riesgo al poner toda su confianza en Jesús. Con su mano en la de Jesús, usted está a salvo en cualquier lugar.

Usted no ha llegado a este momento por accidente. Es un encuentro divino el que ha hecho que la Verdad haya tenido un camino hasta su vida. ¿Qué hará usted con ella? En el silencio de este momento, con el mundo afuera, viendo nada más que la cruz del Calvario y el Salvador que le dice: “Si me amas, guarda mis mandamientos”, ¿cuál será su decisión?

- Quiero seguir a Jesús y ser parte de la iglesia que guarda los mandamientos de Dios y tiene el Testimonio de Jesús.

- Tengo preguntas, pero quiero continuar estudiando.

- Por favor, oren para que no decepcione a mi Señor.

--------------

Estudio anterior: Lección 29: La Iglesia de Dios.

Fin de la serie.

Volver al índice.

Ir al índice de la serie "Buenas Nuevas".

Ir al índice de la serie "Descubriendo la Biblia".

---------------

Si tiene alguna consulta, contacte a Pr. Pedro Torres.

---------------

DESCARGA ESTE ESTUDIO BÍBLICO EN PDF AQUÍ.