Lección 25: El Bautismo

DESCARGA ESTE ESTUDIO BÍBLICO EN PDF AQUÍ.

Hay algo en la naturaleza humana que disfruta de una ceremonia, que aprecia que las ideas se expresen con símbolos. Las naciones tienen banderas para simbolizar sus ideales, autoridad y lealtades. Un oso, un león, un águila, o un dragón pueden representar el poder nacional.

Dios, también, ha empleado ceremonias útiles y símbolos para ayudarnos en nuestra relación con Él. Israel tenía muchas, muchas ceremonias y ordenanzas, pero desafortunadamente, llegaron a depender de esos rituales como si la ceremonia fuese la suma y la sustancia de la religión misma. Las ceremonias del Nuevo Testamento ordenadas por Jesús son muy pocas, el bautismo y la santa cena (o comunión). El bautismo implica algo más que llegar a ser el miembro de una iglesia. Implica levantarse y ser contado para Cristo, tal y como Cristo fue levantado y contado como pecador en nuestro favor, para que podamos ser contados como justos. El bautismo declara públicamente en qué bando hemos depositado nuestra lealtad.

Alguien lo ilustró de este modo: Digamos que un número de estudiantes en su clase le tienen manía a Juan. Usted es uno de ellos. Durante meses le ha hecho la vida miserable a este muchacho. No está seguro de por qué le disgusta Juan. Quizás sea por la forma de vestir, nunca a la última. O quizás porque no se ríe de los chistes obscenos. O porque tiene altas calificaciones, por encima de cualquiera de la clase. Juan es invariablemente cortés con el profesor. Simplemente se ríe cuando es el motivo de una broma. Es “cuadrado”. Es un “independiente”.

Se lo encuentra una tarde en una tienda, y se da cuenta de que trabaja allí para ayudar a su madre viuda y a tres hermanos pequeños. Entonces, una tarde después de clase le ayuda a resolver un problema de geometría que le tenía trabado. Descubre que es un chico dolorosamente tímido, lo cual le explica por qué algunos pensaron que era un “independiente”. Durante varios meses aprende que simplemente no es la persona que había pensado que era.

Un día, en la entrada, se junta con un grupo y descubre que están tramando una para empujar a Juan. Con un corazón dolido se da cuenta de lo dolorosa que va a ser esa experiencia una vez que conoce realmente al muchacho tal y como es.

De repente se encuentra en medio del círculo, una voz temblorosa (¿puede ser la suya?) dice: “No contéis conmigo amigos, he conocido a Juan y le hemos juzgado realmente mal. Estoy avergonzado de la parte que he jugado al herirle, y de ahora en adelante, si hay que contar en qué bando se está, contad que estoy en el de Juan”, se explica con un poco de dificultad. Entonces, en el silencio, echa un vistazo alrededor. ¿Cómo reaccionarán? ¿Está “fuera” del grupo? Cualquiera que sea el veredicto, sabe que ha hecho lo correcto. Quizás le suden las manos, pero siente una paz dentro. Ha permanecido en pie para ser contado con su “amigo”.

Una persona que se enfrenta a un reto y lo pasa, se suele decir que ha pasado un “bautismo de fuego”. Ahora ha pasado usted por el suyo, por Juan. Se enfrentó a su cobardía y otras facetas de su persona, y las venció. Ha llegado a ser, en cierto modo, diferente por dentro. Mostró su verdadero “yo” a sus amigos. Y cualquiera que fuese la reacción, desde ese día en adelante, usted es una persona diferente. Se siente en paz con los sentimientos que Dios le ha puesto en el corazón.

Hoy estudiaremos las dos ceremonias del Nuevo Testamento, el bautismo y la santa cena, y la correcta preparación para cada una. Es mi deseo que le ayude más que nunca, a encontrar el gozo de conocer a Jesús como su Señor y Salvador.

LECCIÓN 25: EL BAUTISMO

Lectura bíblica: Juan 13:1-17; 1ª Corintios 11:23-29

Cuando el Salvador llamó a los discípulos a su servicio, la invitación fue: “Sígueme”. Pedro, Andrés, Santiago y Juan en los puertos de Galilea, Mateo en el puesto de cobro de impuestos, al joven gobernante rico que buscó el camino de la vida eterna, les dio la misma invitación: “Sígueme”. Y a todo aquel, en todas las épocas, que se ha vuelto a Él en búsqueda de luz, consuelo y salvación, Jesús le dice: “Si alguno me sirve, sígame” (Juan 12:26). No tenemos que dudar jamás en aceptar su invitación, porque Él personalmente ha dado todo paso en el camino en pos de nosotros.

1. EL EJEMPLO DEL BAUTISMO DE JESUS.

Las noticias del profeta del desierto se difundieron como fuego por toda Galilea y Judea, hasta el pueblo más pequeño. En esas arenas ardientes (el suelo de su iglesia), y en el fangoso río Jordán (su batisterio), se pudo oír al gran profeta proclamando: “Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado”. Y un día, mientras Juan el Bautista estaba bautizando, un joven hombre alto y fuerte, bajó hasta el borde del agua. Todos los ojos se fijaron en Él, y sin titubeos, se metió en el agua para ser bautizado.

1. ¿Por qué se bautizó Jesús? Mateo 3:13-15
____________________________________

Cristo no pecó, aún así se identificó con los pecadores, dando los pasos que vamos a dar nosotros mientras le seguimos. Para “cumplir toda justicia” es dar un ejemplo de lo que se debe hacer correctamente.

2. ¿Por qué es necesario el bautismo para los seguidores de Cristo? Juan 3:5
_______________________________________

Nuestro primer nacimiento es cuando llegamos a este mundo. El plan de Dios para proveer un camino para que el hombre pueda escapar de la servidumbre de Satanás, se centra en la oferta de adoptar a todo aquel que desee entrar en la familia de Dios. Esto se llama “nacer de nuevo”, sólo en este momento se produce el bautismo espiritual. Mientras Cristo se arrodillaba en la arena a orillas del Jordán, el Espíritu Santo descendió en forma de paloma sobre Jesús, y una voz del cielo dijo: “Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia” (Mateo 3:16, 17).Todo el que toma ese paso, está de igual modo seguro de recibir la misma bendición del cielo: “Este es mi hijo amado, en quien tengo complacencia”.

3. Antes de la ascensión, ¿qué instrucciones dio Jesús a sus discípulos? Mateo 28:19
________________________________________

Al ser bautizados pasamos a ser parte de la familia de Dios, somos adoptados en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, para llevar de ese momento en adelante el real nombre Cristiano.

2. BAUTISMO, CONFESIÓN Y CONMEMORACIÓN.

1. ¿Qué quiere Cristo que hagamos por Él? Mateo 10:32
____________________________________

Al igual que la ceremonia de boda declara públicamente que dos personas han pactado unirse en matrimonio, el bautismo confirma abiertamente nuestra decisión de unirnos a Cristo.

2. ¿Con qué figura literaria describe Pablo el bautismo? Gálatas 3:27
“Porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo os habéis ______________”.

3. Cuando se le pidió a Jesús que hiciese un milagro para demostrar su divinidad, ¿Qué fue lo que dijo? Juan 2:18-22
________________________________________

Si alguien tuviese que meter en una cápsula la gran diferencia entre el cristianismo y el resto de religiones, no podría hacer nada mejor que apuntar hacia la muerte, sepultura y resurrección del Dios-hombre, Jesucristo. Los sepulcros guardan a los fundadores de toda otra gran religión. Sólo el cristianismo puede señalar a una tumba vacía.

4. ¿Qué tres cosas comprende el corazón del Evangelio? 1ª Corintios 15:1-4
La ____________, la ________________ y la ________________ de Cristo.

5. ¿Qué tres experiencias de Jesús conmemora el bautismo? Romanos 6:3-6
La ____________, ____________________ y ________________.

Cuando una persona entra en el agua y contiene la respiración, simboliza la muerte; cuando es sumergido en el agua, simboliza la sepultura; y saliendo del agua se simboliza la resurrección. ¡Qué bonita conmemoración de la muerte, sepultura y resurrección de nuestro Señor! La vieja vida de pecado es sepultada, porque ahora está muerta, y ha comenzado una nueva vida en Cristo.

¿Puede la aspersión, o el verter agua, simbolizar una muerte, sepultura y resurrección en miniatura? ¡De ninguna manera! Sólo la inmersión cumple este bello concepto.

3. EL MÉTODO BÍBLICO PARA EL BAUTISMO.

1. ¿Cuántas clases de bautismo sanciona la Biblia? Efesios 4:5
____________________________________

¿Un bautismo? ¿Por qué entonces algunas iglesias vierten agua, otras “salpican”, y otras sumergen al creyente? ¿Cuál es el bautismo bíblico?

La palabra “Bautismo” viene del griego baptizo, “baptizo”, significando “sumergir, hundir”. Los griegos usaban esta palabra para describir la inmersión de la ropa en el tinte. Hoy la palabra se aplica en algunos ritos religiosos como asperjar o verter agua, pero ese no era su significado original. Cada vez que vea en la Biblia la palabra bautizar, recuerde que significa “sumergir, hundir”.

2. ¿Por qué bautizó Juan en Enón? Juan 3:23
____________________________________

No habría necesidad de “muchas aguas” si Juan hubiese asperjado o derramado agua sobre los creyentes.

3. ¿Qué indica que Jesús fue bautizado por inmersión?
Mateo 3:16, 17
“Jesús después que fue bautizado, ____________________ del agua…”

Marcos 1:10
“Y luego, cuando ___________ del agua…”

Jesús fue bautizado en el río Jordán (dentro).

4. ¿Cómo bautizó Felipe al etíope? Hechos 8:36-39
“Y descendieron ambos _____________, … Cuando _______________ del agua, el Espíritu del Señor arrebató a Felipe”.

Hace algunos años, un viejo jefe indio llegó a una misión fronteriza con el deseo de aprender acerca del cristianismo. Después de hablar con el pastor, éste le dio una Biblia. Algunos meses después el indio volvió y pidió ser bautizado. El pastor le preguntó acerca de su fe en Cristo, y se fue a su oficina a por su copa de plata. El indio echó un vistazo a la copa, y se sacudió la cabeza con vigor: “Yo ser demasiado grande, copa ser demasiado pequeña”, protestó.

“Pero no te tienes que meter dentro de ella”, afirmó el clérigo, intentando explicarle que sólo le iba a asperjar unas pocas gotas de agua. Pero el indio había tenido su Biblia demasiado tiempo: “¡Si eso ser bautismo, tú dar indio libro equivocado!”

Tan tarde como el siglo doce, el método bíblico de bautismo era generalmente practicado. El Cardenal James Gibbon, en La fe de Nuestros Padres, 76ª edición, página 266, escribe:

“Durante siglos después del establecimiento del cristianismo, el bautismo se solía administrar por inmersión, pero a partir del siglo doce, la práctica del bautismo por infusión (verter agua sobre la cabeza) prevaleció en la Iglesia Católica de Roma, mientras que de este modo se ponen menos inconvenientes.”

Casualmente, la Iglesia Ortodoxa griega, aún bautiza por inmersión.

Mientras que John Wesley estuvo en América en 1737, fue probado por un jurado de 34 hombres en una prueba eclesiástica por negarse a bautizar al hijo del señor Parker, a no ser por inmersión. Evidentemente, el padre del metodismo reconoció la inmersión como el verdadero bautismo.

Muchas iglesias de los primeros siglos, excavadas por arqueólogos tienen tanques bautismales, con escaleras para entrar en ellos, en los que los miembros entrantes eran bautizados. Así vemos que, en siglos más tarde, la iglesia perdió “su camino”, asperjaba y hacía otras prácticas sustitutas del bautismo (incluyendo la práctica de bautizar bebés) llegando a ser comunes.

4. PREPARACION PARA EL BAUTISMO.

1. ¿Qué debe preceder al bautismo? Marcos 16:16
____________________________________

2. ¿Qué le dijo Jesús a sus seguidores que hiciesen antes de bautizar a la gente? Mateo 28:19, 20
____________________________________

Cada candidato al bautismo debería entender completamente lo que significa ser un seguidor de Cristo. No es suficiente decir: “Creo en Cristo”, ya que hoy eso puede significar casi cualquier cosa. Antes de que alguien pueda verdaderamente saber si creer o no en Jesús, debe saber también lo que Jesús creyó y enseñó.

3. ¿Qué más es necesario antes del bautismo? Hechos 2:38
____________________________________

Al igual que Jesús murió por el pecado, el hombre debe morir al pecado (Romanos 6:6, 11, 12), y desear una vida para Dios (Versículo 13). Antes de una sepultura, debemos tener una muerte. Antes de que seamos enterrados en el bautismo, morimos a la vieja vida de pecado abandonando viejos hábitos pecaminosos.

Para meditar: ¿Estaría de acuerdo en que estos tres requisitos para el bautismo (creer en Jesús, arrepentimiento por el pecado, y aprender todas las cosas que Cristo enseñó), deja fuera el bautismo de bebés y de niños pequeños?

5. LOS SERVICIOS DE SANTA CENA O COMUNION.

1. ¿Qué otro recordativo nos dejó Jesús de su muerte? 1ª Corintios 11:23-26
________________________________________

Durante 1500 años los seguidores de Dios, a través del sacrificio del cordero pascual, miraban adelante por fe, hacia el sacrificio de un Salvador por sus pecados. El viejo servicio de Pascua conmemoraba la liberación de los israelitas de la esclavitud egipcia; la Santa Cena, la cual instituyó Jesús en la noche de su crucifixión, tiene el fin de mantener fresco en nuestras mentes la gran liberación del pecado que tuvo lugar en el Calvario. Jesús era el verdadero cordero Pascual. Al presentarse a sí mismo como ofrenda por el pecado, puso fin al sistema de tipos y ceremonias que durante 4000 años dirigió la atención de los adoradores a su muerte vicaria.

La levadura y lo fermentado representan el pecado, el pan de Santa Cena y el vino, representando el puro, impecable Cordero de Dios, deben ser sin levadura y sin fermentar.

2. ¿Qué preparación se debe hacer para la Santa Cena? 1ª Corintios 11:28
________________________________________

3. ¿Por qué es importante examinarnos a nosotros mismos antes de participar en la Santa Cena? 1ª Corintios 11:29
____________________________________

Este servicio sagrado lleva nuestro corazón al Calvario. Jesús dijo: “Yo soy el pan de Vida” (Juan 6:35). “Las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida” (Juan 6:63). Al participar de esos símbolos sagrados, le decimos a nuestros prójimos y a nuestro Señor: “Al igual que este pan sin levadura y este vino sin fermentar pasan a formar parte de cada célula de mi cuerpo, del mismo modo propongo en mi corazón beber y comer las palabras de mi Salvador, para que puedan impregnar cada pensamiento y cada palabra y puedan motivar todos mis actos.”

4. ¿Qué otro servicio preparatorio nos dejó nuestro Señor? Juan 13:4-11
____________________________________

El lavamiento de los pies de los discípulos fue sólo un lavamiento ceremonial. Jesús le dijo a Pedro, “Si no te lavare, no tendrás parte conmigo” (vers.8), añadiendo que lavando sus pies, “está todo limpio” (vers. 10). Nada de esto tendría significado a menos que fuese simbólico.

5. ¿Qué mandato dio Jesús seguidamente a esa ceremonia? Vers. 12-17
__________________________________________

Se puede ver en las palabras de Cristo que este servicio es un mandato evangélico tanto como lo es la Santa Cena, que también fue ordenada por Jesús en el mismo momento. Jesús no lavó los pies de los discípulos solamente para hacer una escenificación. Él quería que aprendiesen el espíritu del cielo y que supiesen que ningún servicio que se tenga que hacer está por debajo de la dignidad de Sus seguidores. En este hecho, Jesús elevó cada servicio necesario por bajo que sea, al plano de un ministerio divino.

Cuando alcancemos el cielo, encontraremos al Salvador manifestando el mismo espíritu de servicio que caracterizó su vida en la tierra. Él se “ceñirá… y vendrá a servirles” (Lucas 12:37).

6. ¿Hacia qué apuntan los servicios de Santa Cena? Mateo 26:29
____________________________________

Cada servicio de Santa Cena es un pequeño adelanto de lo que será la cena de bodas del Cordero. ¡Cuánto gozo tendrá Cristo de poder beber una vez más del fruto de la viña con aquellos que ha redimido!

Una historia interesante
El general sirio estaba enfermo, pero pocos lo sabían. La pequeña sirvienta hebrea se dio cuenta de que la esposa del general estaba llorando y preguntó si podía ayudar.

“No, nadie puede ayudar, eso es lo que hay. Tiene la lepra,” dijo la esposa.
“Hay un profeta en mi país que podría sanarle si va a verle”.
“¿Puede sanar a un leproso?”, dijo la señora de Naamán repentinamente interesada.
“Estoy segura de que puede. Incluso resucitó a un niño no hace mucho”, aseguró la esclava.

Naamán quería intentarlo todo. Así que, cargado con regalos y una carta de presentación del rey de Siria, él y su séquito se fueron hacia Israel. Cuando llegaron a la casa de Eliseo, el profeta no se acercó a la puerta, sino que mandó a su siervo afuera con instrucciones para Naamán, diciéndole que se lavase siete veces en el río Jordán.

Naamán estaba furioso. “¡Ridículo!”, gritó. “¡Los ríos de Siria son mejores que este riachuelo fangoso!” Finalmente, de algún modo, sus sirvientes le persuadieron para que continuase con las instrucciones dadas, al fin y al cabo, ¿qué iba a perder? Seis veces se sumergió Naamán en el Jordán. La lepra seguía allí. Pero cuando a la séptima vez salió del agua, ¡ni un solo resto de enfermedad se pudo encontrar!

No habían sustancias sanadoras en el agua de aquel río. Al obedecer cuidadosamente la Palabra de Dios tal y como se lo dijo el profeta Elías, Naamán demostró su fe en el Dios de Israel. Fue Dios quien le limpió y le sanó.

Por el bautismo nuestros pecados son lavados, pero el agua misma no es la que nos limpia. Es la fe en la sangre de Jesús la que trae la salud espiritual y quita la lepra del pecado.

¿Quisiera usted confesar su fe en Jesús por medio del bautismo por inmersión?

------------

Estudio anterior: Lección 24: Cheques de cobro y promesas.

Siguiente estudio: Lección 26: La gran apostasía histórica.

Volver al índice.

------------

Si tiene alguna consulta, contacte a Pr. Pedro Torres.

------------

DESCARGA ESTE ESTUDIO BÍBLICO EN PDF AQUÍ.