Lección 24: Cheques de Cobro y Promesas

DESCARGA ESTE ESTUDIO BÍBLICO EN PDF AQUÍ.

Jesús dijo: “¿Quién de vosotros queriendo construir una torre, no se sienta primero y calcula el coste, no sea que no tenga suficiente para terminarla? (Lucas 14:28). Lea la historia completa (versículos 25-35).

Cuando una persona ha experimentado su primer encuentro con Jesús y considera seriamente si debería o no hacer un compromiso de seguirle, es completamente natural y correcto que se pregunte cosas importantes primero. ¿Cuánto me va a costar esto? ¿Merece la pena el precio? ¿Estoy loco al dar tal paso? ¿O por no hacerlo?

Se le ha dicho que si sale, debe hacerlo por fe. Algunas personas nunca han pensado en qué es la fe y no están seguros de saber lo que es. ¿Lo está usted? ¿Es optimismo? ¿Es sólo pensamiento positivo? ¿Es algo latente, un poder místico interno del hombre? ¿Es confiar en sí mismo? ¿Es simplemente tomar a Dios por su Palabra? Si ha respondido mentalmente la última pregunta, está listo para responder preguntas más profundas:

¿Significa esto tomar su Palabra a pesar de las circunstancias? [ ] Si. [ ] No.
¿Puede confiar un hombre en Dios incluso cuando su negocio se ve involucrado?
[ ] Si. [ ] No.

¿Son los cheques más tangibles que las promesas? [ ] Si. [ ] No.
El cheque del sueldo puede fallar, pero ¿le van a fallar las promesas de Dios?
[ ] Si. [ ] No.

Para ser incluso más específico:

Si una persona, cuando se encuentra con su Señor, se involucra en un negocio cuestionable, ¿debería dejarlo inmediatamente, o esperar hasta encontrar otro puesto de trabajo que le proporcione una entrada de dinero adecuada?

Si una persona ve que el amor y lealtad a su Señor requiere que observe como día de reposo el Sábado dado en la creación al hombre, ¿es sabio dar este paso aunque le cueste su empleo?

Jesús dice que aquellos que ponen en primer lugar el reino de Dios, tendrán todas las necesidades suplidas (Mateo 6:33). ¿Cree usted eso? [ ] Si. [ ] No.

David afirmó que nunca vio ni uno de los hijos de Dios olvidados o mendigando pan. (Salmo 37:25) ¿Y usted, lo ha visto?

Pablo retó a sus lectores con esta pregunta: “Aquel que no escatimó ni su propio Hijo, sino que quiso darlo por nuestra causa, ¿no nos dará libremente todo lo que necesitemos?” (Romanos 8:32). ¿Cree que lo hará?

En Isaías 58:13, 14 hay una promesa especial para aquellos que guardan el Sábado. Después de leerlo, pregúntese a sí mismo: ¿Suena esto como si el Señor vaya a dejar a alguno que avanza por fe para guardar el Sábado como día santo?

Hay muchas más promesas como estas. Pero, ¿necesitamos más? Una pregunta más que se debe hacer el que quiere ser cristiano: “He oído que el Señor nos pide que devolvamos la décima parte de su ganancia a la iglesia. Tengo un presupuesto restringido, y no sé cómo lo podré hacer. ¿Es eso cierto?” Sí, es cierto. La lección de hoy va a tratar esta pregunta con detalle, incluyendo una de las más fantásticas promesas de toda la Biblia.

LECCIÓN 24: CHEQUES DE COBRO Y PROMESAS.

Lectura bíblica: Malaquías 3; Mateo 25:14-46

1. ¿QUÉ PERTENECE A QUIÉN?

1. ¿Qué dice Dios que le pertenece?
Salmo 24:1
a)________________________________
b)________________________________
c)____________
______________________

Salmo 50:10, 11
__________________________________


Ageo 2:8
__________________________________


Durante la guerra civil de Estados Unidos, un esclavo huido fue atrapado en Vermont y llevado al juzgado. A pesar de que el juez dijese que la evidencia de propiedad no era adecuada, el abogado del “dueño” del esclavo preguntó: “¿Qué es lo que necesita su excelencia?”

A lo que el juez respondió: “Nada menos que un recibo de venta del Creador mismo”.

2. ¿En qué tres ámbitos reclama Dios la propiedad de todo?
a. Exodo 20:11
___________________________________

Dios creó la Tierra de la nada, (Hebreos 11:3) y la colgó en la nada (Job 26:7). Él tomó el polvo de la tierra y formó el hombre (Génesis 2:7). Él creó todo y proveyó el material; por lo tanto, es dueño de todo. Algunas personas piensan que lo poseen, o al menos parte de ello. Algunos incluso pretenden gobernarlo, pero el verdadero dueño y gobernador es Dios. Cuán reconfortante resulta este pensamiento en los días en que el mundo está amenazado por la destrucción atómica. David dijo: Dios “puso la fundación de la tierra, para que no pudiese ser quitada jamás” (Salmo 103:5).

b. Hebreos 11:3
Dios _______________ los mundos por el poder de su Palabra.

Hechos 17:28
“Porque en Él ____________, y nos _____________, y ____________________”.

“Sostener todas las cosas”. El hombre lo llama gravedad, la fuerza que mantiene a la tierra alrededor del sol. Bien, ¿entonces cuál es la fuerza que la empuja a dar vueltas alrededor del mismo? Eso es gravitación. Y así le vamos dando vueltas. ¿Qué poder puede ser ese sino la voluntad y el poder de Dios? Nuestras mismas vidas están sostenidas por Él mismo. Cada latido de nuestro corazón es una respuesta al toque de Dios. Comemos, bebemos, trabajamos, jugamos, pensamos, amamos, adoramos, y podemos no entenderlo en absoluto, pero en nuestros corazones sabemos que en Él vivimos, y nos movemos y tenemos nuestro ser.

c. 1ª Corintios 6:19, 20; Isaías 43:1
___________________________________

Cada barra de pan, cada bendición que tenemos, viene marcada con la cruz del calvario. De no haber sido por Dios, no habría ni hombre ni pan. ¿Podrá retener el hombre algo que el Señor le pida o a sí mismo, aparte de su precioso Creador y Salvador?

3. ¿Quién nos de la capacidad de ganarnos el sustento? Deuteronomio 8:18
____________________________________

4. ¿Cuál es la relación del hombre con esas posesiones? Lucas 12:42; Mateo 25:14

________________________________________

Un mayordomo es alguien en quien se confía la supervisión o administración de la propiedad o negocios de otro. Dirige lo que pertenece a otro. Dios nos ha hecho sus mayordomos al confiarnos sus posesiones. Seremos juzgados, no por la cantidad que tengamos, sino por lo que hicimos con ello y cómo lo usamos.

2. LAS RESPONSABILIDADES DE LOS MAYORDOMOS DE DIOS.

1. ¿Qué se le pide a los mayordomos? 1ª Corintios 4:2
____________________________________

“El que es fiel en lo poco, también será fiel en lo mucho” (Lucas 16:10). La infidelidad funciona del mismo modo. Al mayordomo fiel el señor le dirá: “Bien hecho, buen siervo fiel” (Mateo 25:21).

2. ¿Cómo supervisa Dios a sus mayordomos? Mateo 25:19; Lucas 16:1, 2
____________________________________

Seguramente no a todo el mundo se le ha ocurrido la idea de que en el día del juicio debe rendir cuentas a Dios por la vida, la salud, la riquezas, el tiempo, y todo lo demás.

3. ¿Cuál es la primera responsabilidad del mayordomo? Mateo 6:33
____________________________________

“¿Qué daré a Jehová por todas sus bondades hacia mí?”, pregunta el salmista (Salmo 116:12). ¿Podemos alguna vez hacer “demasiado” por Jesús? ¿Qué pasaría si nos costase todo?

4. ¿Cómo podemos honrar a nuestro Señor? Proverbios 3:9
____________________________________

Un mayordomo debe hacer lo mejor posible con lo que se le ha confiado, no para sí mismo, sino para el dueño. El mayordomo pecador hace de sí mismo lo primero; el mayordomo cristiano hace de Dios lo primero.

5. ¿Cuánto de nuestro tiempo reclama Dios como suyo? Éxodo 20:8-11
____________________________________

6. ¿Cuánto de nuestras posesiones reclama Dios como santas para Él? Levítico 27:30

________________________________________

Dios nos pide una séptima parte de nuestro tiempo, y una décima parte de nuestros recursos, no porque los necesite, ya que todo le pertenece; sino que al pedir parte de nuestro tiempo y una proporción de nuestros recursos, nos recuerda que somos mayordomos y prueba nuestro amor por Él. Al igual que el tributo económico era pedido por el César romano en reconocimiento de su autoridad, el sagrado diezmo y el sagrado Sábado reconocen el Señorío de Dios. Cristo dijo: “Dad al césar las cosas que son del césar, y a Dios lo que es de Dios” (Mateo 22:21).

La palabra diezmo, significa una décima parte. Si un hombre gana 10, el diezmo de esa cantidad es 1, y si gana 100, el diezmo es 10. Si lo ganado son 1000, el diezmo son 100. Y ahí es cuando se hace más difícil. Extrañamente, cuanto más bendice Dios, más duro se hace para algunos el devolver a Dios el diezmo.

“Era muy pobre, mi bolso pequeño era, apenas notaba un décimo en él. Alegremente de mi pobre almacén yo daba, con el deseo de más poder yo dar. Pero ahora mi bolsa, que era tan pequeña, contiene un millón. ¡Y cada día me pregunto si una décima parte podría yo regalar!”

7. ¿En qué otro área es probado el mayordomo fiel?
1ª Corintios 6:19, 20
“Porque habéis sido comprados por precio; _____________ pues, a Dios en __________________”.

Romanos 12:1
“…que presentéis vuestros cuerpos en ____________________, santo, agradable a Dios, que es vuestro __________________”.

3. DIEZMANDO A TRAVÉS DE LOS SIGLOS.

1. ¿Cómo reveló Abraham que dar el diezmo ya era válido en sus días? Génesis 14:18-20
_______________________________________

2. ¿Qué prometió Jacob a Dios? Génesis 28:20-22
____________________________________

Este voto salió de un corazón lleno de gratitud por la seguridad del amor y misericordia de Dios. Cada bendición de la mano de Dios suscita una respuesta desde nuestro corazón.

3. ¿Con qué palabras mostró Jesús la aprobación en cuanto a diezmar? Mateo 23:23
“Eso es (diezmar hasta lo más pequeño) ____________________ hacer sin dejar de hacer aquello”.

Jesús reprochó a los fariseos por diezmar pequeñas hierbas y ser sin embargo deshonestos e injustos, lo cual es igualmente importante. Aún así, les dijo que tenían que continuar diezmando. Él les quería enseñar que no podían compensar la falta en un área con ser demasiado estrictos en alguna otra.

4. EL PROPÓSITO DE DIEZMAR.

Al principio la familia era la unidad organizada en asuntos espirituales, no había un culto centralizado. Tan pronto como la figura del sacerdote apareció (en los tiempos de Abraham), el diezmo le era dado a él.

1. ¿Para qué debía de ser usado el diezmo una vez que Israel se convirtió en nación? Números 18:21
“Y he aquí yo he dado a los hijos de ________ todos los ________ en Israel por heredad, por su ________________ del tabernáculo de reunión”.

Cuando Josué introdujo a los Israelitas en Canaán, a cada tribu se le dio una porción de tierra, excepto a los levitas, quienes debían emplear su tiempo sirviendo al Señor. Las otras tribus daban una décima parte de sus ganancias para sostenerles. Durante el tiempo que el sistema de sacrificios fue vigente, los sacerdotes levíticos debían ser sustentados con el diezmo.

2. ¿Cómo se debe sostener el ministerio hoy día? 1ª Corintios 9:13, 14
____________________________________

Pablo insistió en que aquellos que predican el Evangelio deben vivir de él, tal y como los levitas vivieron de su trabajo en el templo. Si los judíos devolvieron el diezmo y las ofrendas a petición de Dios para mantener el servicio del templo, ¿deberían los cristianos hacer menos, teniendo todo el mundo por alcanzar con el Evangelio? Deberíamos aprender una lección de los primeros cristianos, quienes dieron con sacrificio (Hechos 4:34, 35) para suplir las necesidades dentro y fuera de la iglesia. Se dieron a sí mismos, yendo de puerta en puerta y de ciudad en ciudad con el Evangelio, a pesar de la persecución (Hechos 5:42; 8:1-4). Pablo trabajó incesantemente para que “de todos modos salve a alguno” (1ª Corintios 9:22).

¿Y no es mejor que lo ministros del Evangelio sean pagados por el diezmo en vez de depender de la recolección con los platillos, tiendas de iglesia, ventas de dulces, o la buena voluntad de algún hombre rico de la iglesia quien se podría ofender si el predicador diese directos mensajes de Dios? ¡Cuán mejores son los planes de Dios que los de los hombres! ¡Ningún ministro olvidará a una iglesia pequeña para atender a otra más grande por motivos económicos! ¡Ningún pastor estará asustado de predicar la verdad que su iglesia necesite por temor a perder su fuente de ingresos!

3. ¿Con qué dos medios debemos mantener el almacén de Dios lleno? Malaquías 3:8, 10; Salmo 96:8
____________________________________

La décima parte pertenece a Dios. Es su santo diezmo. Mientras exista su iglesia no estamos libres de dejar nuestro soporte. El diezmo prueba nuestra honestidad con Dios; las ofrendas prueban nuestra generosidad.

El corazón del hombre, por naturaleza, es egoísta, y Dios quiere hacernos a su semejanza, generoso. Él podría hacer el trabajo sin nuestra ayuda, pero no lo hace ¡porque sabe que dando nuestro tiempo, nuestro dinero, y nuestro servicio, nos ayuda! No nos salva, sólo la gracia de Dios nos salva. Aún así, cada acto de mayordomía fiel de nuestra parte, hecho con amor y con voluntad, se convierte en un medio a través del cual, Dios nos quita poco a poco nuestro egoísmo, y a través de lo cual nos llena con más de su amor y generosidad hasta que su imagen sea completamente restaurada en nosotros.

5. ¿BENDICIONES O MALDICIONES?

1. ¿Cómo llama Dios a la persona que no da los diezmos? Malaquías 3:8, 9
________________________________________

El hombre egoísta cosecha lo que sembró. El siervo inútil que sólo recibe, pero no imparte, será echado (Mateo 25:30).

2. ¿Qué promete Dios a aquellos que diezman fielmente? Malaquías 10, 11; Proverbios 3:9, 10
________________________________________

¿Una orden? Sí. ¿Robo si es retenido? Sí. Pero, ¿ha leído alguna vez una promesa como esa? ¿Ve envuelta la aventura? ¡Las ventanas del cielo abiertas! ¡Una bendición demasiado grande para ser recibida! ¡El enemigo vencido! ¿No le gustaría experimentar esto? Como puede ver, las matemáticas de Dios no funcionan como las nuestras. En Su aritmética, nueve décimas partes de una ganancia con su bendición, es mucho más que diez décimas partes sin su bendición. Ningún hombre entiende cómo funciona, pero cada hombre que lo ha probado le contará que así es. Así que en realidad no cuesta nada en absoluto. Pero aunque costase todo, ¿sería demasiado para Aquél que murió por usted?

3. ¿Cómo recompensará Dios al que da libremente? Lucas 6:38
____________________________________

Pablo dijo: “El que siembra abundantemente, abundantemente cosechará; y el que siembra escasamente, escasamente cosechará. Cada uno dé como propuso en su corazón, no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre” (2ª Corintios 9:6, 7).

Hay tres clases de dadores: El que es como piedra, el que es como esponja, y el que es como un panal de abejas. Para obtener algo de una piedra, hay que golpearla con un martillo, y sólo se obtienen chispas y trocitos de piedra. Para obtener agua de una esponja, se debe apretar, escurrir. Cuanto más la retuerces, más obtienes. El panal de abejas, de cualquier modo se desborda con su dulzura. Aquellos que se deleitan en dar son los dadores alegres.

Se podrían contar miles de historias de aquellos que han probado el plan de Dios y han descubierto que es imposible dar de más a Dios. Un día, un granjero que siempre había diezmado fielmente a Dios, vio cómo una negra nube de langostas se acercaba a su granja. Si las langostas se comían su cosecha, tendría que enfrentar la ruina. Con su familia reunida en derredor suyo, le recordó a Dios las promesa en Malaquías 3:10, 11. Entonces se retiraron a descansar con la seguridad en el conocimiento de que su Padre celestial nunca duerme, sino que guarda a los suyos. A la mañana siguiente, el granjero se levantó para ver sus campos. Las langostas habían llegado justo hasta las vallas que rodean sus campos. No había quedado ni un solo tallo verde al otro lado de las vallas, pero Dios recompensó la fidelidad del granjero protegiendo su cosecha de las langostas.

4. ¿Dónde nos dice Jesús que hagamos nuestro tesoro? ¿Por qué? Mateo 6:20-21
________________________________________

Marcos 8:36
“Porque ¿qué aprovechará el hombre si ________________ todo el mundo, y _______________________?”

El gran corazón amoroso de Dios quiere que todos sean salvos (1ª Timoteo 2:4). El valor de un individuo no puede ser estimado excepto bajo la luz del Calvario. Y aunque no tenemos nada que ofrecerle, excepto un corazón para ser limpiado, y un compromiso que ni siquiera podemos cumplir por nosotros mismos, Jesús nos consideró de tan inestimable valor que quiso ir todo el camino hasta el Calvario para que pudiésemos ser suyos, y suyos por nuestra propia elección. Él nos quiso tanto, que la cruz no fue un precio demasiado grande a pagar. Y Él hubiese pagado este precio si tan sólo un hombre, una mujer o un niño pudiese ser rescatado. Él lo hubiera hecho solamente por usted. El corazón del Salvador se encuentra solitario, como el suyo y el mío. El dolor de corazón por la separación de sus hijos pródigos no puede ser descrito. Él sólo no puede acabar poniendo fin a esa separación. Sólo usted y yo podemos poner fin a esto. ¿Le gustaría que eso sucediese?

-----------

Estudio anterior: Lección 23: El Don de Profecía.

Siguiente estudio: Lección 25: El Bautismo.

Volver al índice.

-----------

Si tiene alguna consulta, contacte a Pr. Pedro Torres.

------------

DESCARGA ESTE ESTUDIO BÍBLICO EN PDF AQUÍ.

1 comentario:

Anónimo dijo...

hermano muy buenos su estudios muy certeros me gusto la verdad que ha dicho sobre el sábado muy apegado ala biblia pero como que no se pego mucho sobre los diezmo por la razón que en la biblia dice que se lo demos a los levitas y a los descendientes de Aron Y SI ESTABAS LEGOS DE ISRAEL LO MANDARAS O FUERAS PARA LLEVARLAS QUE OPINA USTED DE ELLO