Lección 8: ¡Por qué! ¡Por qué! ¡Por qué!

DESCARGA ESTE ESTUDIO BÍBLICO EN PDF AQUÍ.

Una joven pareja llorando contempla la forma sin movimiento de su hijo. Un poco antes había estado muy feliz y lleno de vida. Como si esto no fuera suficiente para tenerlos tristes y preocupados, fue el hermano mayor del niño afectado el que, lleno de celos y enojo, levantó el arma que trajo la muerte al hermano más pequeño.

¿Dónde tuvo lugar esta terrible escena? En el jardín del Edén. ¡Cuán pronto maduró el fruto del pecado! ¡Qué rápidamente trajo el pecado el sufrimiento a la raza humana! Eva pudo haberse hecho las mismas preguntas que muchas otras mujeres se han hecho a lo largo del tiempo: “¿Por qué, Dios mío? ¿Por qué ha sucedido esto a alguien que era tan bondadoso e inocente?” Eva pudo contestar a estas preguntas, más que ninguna otra madre. Fue a causa de su desobediencia por lo que la multitud de problemas y enfermedades entraron en este planeta.

Si hay un Dios, ¿por qué no hace algo? ¿Por qué no pone fin a esta pesadilla? ¿Por qué está tan silencioso? ¿Es que no le interesamos? Qué fácil es culpar a Dios por los sufrimientos de este mundo. El caso Water Gate no produjo la primera crisis de confianza. Hemos aprendido en la Palabra de Dios cómo una criatura que fue creada por Dios, Lucifer, un ángel hermoso en el cielo, se rebeló en contra de Dios, su Creador. Con un arsenal de insinuaciones, derribó el muro de confianza y amor, dejando grandes dudas e incertidumbre y miedo acerca de Dios y su gobierno.

Espero que esta lección le enseñe nuevos y profundos conocimientos sobre el problema del sufrimiento y las pruebas. Seguramente le ayudará a comprender mejor el amor de Dios. Consecuentemente usted tendrá nuevas fuerzas y confianza cuando enfrente inevitables sufrimientos, soledad y tristeza, que es la carga de la humanidad.

LECCIÓN 8: ¡POR QUÉ! ¡POR QUÉ! ¡POR QUÉ!

Lectura bíblica: Job 1 y 2.

Los astronautas, regresando de la luna, miraron a la tierra y la vieron de un precioso azul, rodeada de nubes y brillantes mares. Observando desde lejos, no se puede uno imaginar los problemas que allí existen.

Podemos depender de nuestro planeta tanto como las leyes de la física lo permiten. Podemos presumir de una precisa órbita. Los astronautas podían contar con que la tierra iba a estar donde debía, en el momento de su regreso. Pero algo molesta a esta pequeña tierra. Tiembla por las penas y dolores de cabeza, a pesar de que la mente de los hombres va más allá que sus corazones y de que los científicos son capaces de romper los átomos, que ni siquiera se pueden ver. Fabrican piezas terroríficas que destruyen, derriten e incineran a una ciudad entera en un breve momento. La violencia del corazón se convierte en violencia en las calles, y en el cielo. Y seguimos sin ser capaces de solucionar nuestros problemas. ¡Y millones de seres perplejos quieren saber por qué!

Nos duele tanto ver los resultados de un tornado, y los cuerpos destrozados y esparcidos. Derramamos lágrimas por familiares que han muerto. Al visitar un hospital vemos los rostros de los necesitados y enfermos, sin esperanza, faltos de ayuda. Hace falta un corazón muy fuerte para contener las lágrimas. ¿Es éste el modo en que funciona el mundo? Una vez más: ¿Dónde está Dios?

1. ¿A QUIÉN PODEMOS CULPAR POR LAS DIFICULTADES?

Una vez, Jesús curó a una mujer que estuvo enferma durante 18 años, pero Él no tenía la culpa de su situación. Dios nunca aceptó la culpa de los problemas de este mundo. En esta ocasión señaló abiertamente al que realmente era el culpable.

1. ¿Quién dijo Jesús que era el culpable de la enfermedad de esta mujer? Lucas 13:16
________________________________________

2. ¿Quién afligió a Job con úlceras? Job 2:7
____________________________________

Un grupo de Galilea, fue asesinado en medio de un servicio religioso. Cristo comentó acerca de este sufrimiento irracional en uno de sus discursos.

3. ¿Sufrieron los galileos esa calamidad porque eran peores pecadores que los demás? Lucas 13:1-3
_______________________________________

No es sabio llegar a conclusiones en los intentos de analizar el sufrimiento. Ciertamente, está fuera de la razón para los que sufren, el considerar que están pagando por sus pecados. ¡Cuán a menudo es inocente el que sufre! Dios no se distrae en andar castigando a la gente, hombres malos harán sus terribles hechos sin preocuparse de Dios. Los que fueron aplastados por la torre de Siloé (Lucas 13: 4, 5) nos dan una lección acerca de la incertidumbre y crueldad de la vida.

4. ¿Quién dio a Pablo el “aguijón en la carne”? 2ª Corintios 12:7-10.
_____________________________________

Pregunta para meditar: Pablo fue un buen cristiano, como pocos alguna vez fueron. Oró tres veces para que se le quitara ese “aguijón” de la carne, pero Dios contestó negativamente a su petición.

¿Qué dos lecciones importantes podemos aprender de esa experiencia?
1. 2ª Corintios 12:7
___________________________________

2. 2ª Corintios 12:9

______________________________________

Si Pablo se pudo regocijar en su tribulación por que sabía que Dios le iba a dar gracia suficiente para soportarlo, y al mismo tiempo desarrollar su carácter, ¿no podríamos, de igual modo, esperar pacientemente cuando estamos bajo pruebas, sabiendo que Dios se interesa por nosotros?

5. ¿Quién es el responsable de la persecución? Apocalipsis 12:13
___________________________________

6. ¿Quién es éste dragón? Apocalipsis 12:9
___________________________________

7. ¿Cuál es la otra fuente de, al menos, parte nuestros problemas? Gálatas 6:7

_______________________________________

Nadie se escapa de tener problemas, y a veces nos los buscamos nosotros mismos. Por ejemplo, si una persona viola la ley de la gravedad, como cayendo desde un edificio muy alto, o si descuida las leyes de la salud, usted puede enfermar. ¿Quién ha contaminado el aire, el agua, destruido el campo, y en general, enredado las cosas con la tecnología y la basura? El hombre mismo.

2. ¿POR QUÉ DIOS PERMITE EL SUFRIMIENTO?

Con frecuencia se repite esta pregunta. Si Dios permite a Satanás causar problemas, ¿no es Él el último responsable? ¿No nos consideramos responsables en parte de los malos actos que pudieron ser comprobados para ser evitados, pero no lo hicimos?

Antes de que llegasen los tiempos de los medios de transporte rápidos, un niño enfermó desesperadamente, estando a muchos kilómetros del pueblo más cercano. Mientras la fiebre seguía subiendo, los padres mandaron buscar al doctor. Mientras el paciente sufría en su cama, no había seguridad de que el doctor llegara a tiempo. Finalmente, al llegar el doctor, tras la exploración del niño, el doctor habló con los padres en privado, no había tiempo que perder, si el apéndice no se había perforado aún, todavía quedaba esperanza. No podían correr el riesgo del largo viaje hacia el hospital. El doctor les dijo que no tenía anestesia para aliviar el dolor que le causaría la incisión del cuchillo. Comenzaron los preparativos para la cirugía. Agua fue hervida, rompieron sábanas limpias e hicieron vendas. El niño fue puesto en la mesa del comedor, se le asignó al hermano mayor que sujetara una pierna, la mamá la otra, y el papá sujetaría los dos brazos fuertemente. Muy pronto se oyeron los gritos de dolor, y el doctor operó. Se veían las lágrimas de los padres tratando de consolar al hijo diciéndole: “El doctor está haciendo esto para salvar tu vida, él preferiría no tener que hacerlo”. Después de la sutura, el doctor agotado dijo: “No pudimos esperar”. Los padres agradecidos dieron gracias al doctor por su eficiente intervención.

Analicemos esto: ¿Dejó el padre de querer a su hijo mientras le sujetó los brazos a su hijo en la operación? ¡No, mil veces no! ¿Quién cree que sufrió más?

1. ¿Quién sufrió con Cristo en la cruz? 2ª Corintios 5:19
____________________________________

No olvidemos que el Padre participó con el Hijo de los sufrimientos del Calvario. De hecho, Jesús es la prueba del Amor de Dios por nosotros. Porque Cristo sufrió y murió, Dios puede sufrir con nosotros en nuestros sufrimientos. Él está ansioso de que el sufrimiento termine. No lo va a retrasar ni un minuto más de lo necesario. Sólo Dios puede saber la suma de lo que Satanás ha introducido en el universo. Y sólo Él supo que había una única solución, un remedio por el cual ir en contra de la mortífera influencia. No hay nada que indique que Satanás conocía el Plan de Dios para la salvación del hombre. Con seguridad resultó ser una sorpresa para él. Cuando Cristo anunció que iba a venir al mundo como representante del hombre para, en su lugar, enfrentar la lucha en contra del enemigo. No dudemos que él pensaba que Dios iba a destruir al hombre después de haber pecado, y que esto le daría la oportunidad de acusar a Dios de ser un Dios sin misericordia. En vez de esto, Dios le prometió a Adán y a Eva, que Él iba a morir en lugar de ellos.

2. ¿Qué prometió Dios a Adán y Eva que haría? Génesis 3:15
________________________________________

3. ¿A quién se refiere la expresión “su simiente”? Gálatas 3:16
________________________________________

A través de Jesús se da la oportunidad a cada persona de tomar su propia decisión entre dos Señores: Cristo o Satanás, la verdad o la mentira (Deuteronomio 30:19). ¡Qué triste que sólo unos pocos conozcan esta controversia entre Cristo y Satanás! El enemigo, con mucho éxito ha condicionado la mente de la humanidad que ni siquiera se molesta en investigar sobre el asunto.

Con esta ojeada tras el escenario, quizás podamos empezar a comprender por qué Dios no pudo destruir a Satanás tan pronto como se rebeló. No había modo de explicar el pecado a un universo que nunca lo había conocido; Dios no quería, ni podía tener un reino en el cual le obedecieran por miedo en vez de amor. Por lo tanto no tenía alternativa. El plan de la rebelión tenía que crecer hasta que mostrase su verdadero carácter.

3. EL VERDADERO CARÁCTER DE DIOS.

1. ¿Cuál es la palabra que describe mejor el carácter de Dios? 1ª Juan 4:8
_______________________________________

¡Ser simplemente un ser humano pecador, es suficiente para atraer el amor de Dios por nosotros! (Romanos 5:8). El amor de Dios es la gran constante en nuestras vidas.

2. ¿Cómo se siente Dios cuando despreciamos su amor y escogemos unirnos con Satanás?
Oseas 11:8 (Observe los versículos 1-4 lo que hizo Dios para salvarle)

___________________________________
Mateo 23:37

_______________________________________

Dios no tiene interés en causar aflicción, pero existe a causa del problema que Satanás creó en el cielo, la lucha entre las fuerzas del bien y del mal. Ni siquiera Dios puede proteger de las realidades insistentes de la vida. Les permite permanecer como uno con la humanidad. Satanás los puede tentar en un esfuerzo de demostrar que son falsos, y Dios puede permitírselo al igual que lo hizo con Job, para demostrar que son verdaderos. Es un alivio tremendo saber que Dios no ha dejado una piedra sin quitar del camino para ayudarnos a triunfar. En esta lucha por nuestra lealtad, todo está a favor nuestro para ganar, y nada hay que temer si nos unimos a Dios.

3. ¿Qué otra ayuda promete Dios a sus seguidores? 1ª Corintios 10:13
Romanos 8:28 2ª Corintios 12:9
__________________________________________

No sólo Dios establece límites que Satanás no puede traspasar, y nos promete ayuda del cielo, sino que además nos asegura que logrará que nuestras iniquidades sean para nuestro bien. No entendemos cómo puede ser ésto así, pero llegará a ser claro para nosotros, aún en esta vida, a menudo podamos ver la mano de Dios. En la vida de José, podemos ver la confianza en Dios, y que de una terrible situación resultó algo bueno (Génesis 50:20). Sólo en el cielo podremos entender cómo estas pruebas nos han servido para desarrollar un carácter brillante (Hebreos 12:5-11; Isaías 48:10).

4. ¿Qué ayudará a nuestra fe a permanecer firme? Romanos 8:35-37
____________________________________

Recuerde esto: Nada, absolutamente nada, nos puede separar del amor de Dios. Ni el pecado, ni el hecho ni el pensamiento maligno, ni un terrible dolor puede cortar el amor de nuestro Padre celestial. Depende de nosotros el dejar que su amor incomparable trabaje en nuestras vidas. Mientras por fe vemos sus manos de amor, perderemos las amarguras de las desilusiones y el terror de la duda.

Usted es la obra maestra de Dios. Él tiene un plan para usted, y usa el tiempo de su vida para desarrollar ese plan. A menudo, las circunstancias empañan el trabajo en el ser humano. Pero el Amor es paciente. Dios puede hacerle llegar a ser, sólo a través de Cristo, lo que Él quiere que usted sea. Solamente puede ser detenido en esta obra si usted rechaza al Señor. No es extraño que Pablo, Pedro y otros apóstoles llegaron al punto en el que se podían regocijar a pesar de sus sufrimientos y pruebas.

Si esta no es aún su experiencia, acepte a Cristo ahora como su Señor, y será suya esa experiencia.

PENSAMIENTOS ADICIONALES:

El sufrimiento tiene multitud de causas, y todas relacionadas con el pecado:

1. Escoger equivocadamente algo que viola la ley moral, natural o física. Lea Hechos 20:9. Cuando Eutico se durmió en una ventana, Dios no hizo un milagro para prevenir que se cayera por la ventana.

2. Calamidades físicas pueden ser causadas por el hombre o Satanás. Ejemplos: Un puente puede estar mal construido, al caer dañará muchas personas. Terremotos, tornados, inundaciones, pueden venir de Satanás, como pasó con Job.

3. Víctimas del egoísmo, nuestro o ajeno. Ejemplo: 1ª Reyes 21:1-16. Nabot fue muerto por el egoísmo del rey.

4. Satanás dirige a hombres para causar sufrimiento. Queriendo Satanás matar al mismo Jesús, usó al rey Herodes para ordenar matar a los niños menores de 2 años.

5. Debilidad hereditaria. Los hijos de alcohólicos tienen tendencias a beber hasta la tercera y cuarta generación (Exodo 20:5).

Las actitudes que ayudan a soportar las pruebas:

1. Considerar un honor el que Dios le crea capaz de soportarla; la experiencia difícil se convierte en un reto para ser enfrentado con la ayuda de Dios.

2. Considere el ejemplo de Cristo.

3. Nuestros sufrimientos son de Cristo si caminamos con Él (Mateo 25:40).
Porque Cristo sufrió por nosotros, podemos mirar hacia delante, hacia una tierra nueva, donde la aflicción no se levantará por segunda vez (Nahum 2:9).

-----------------

Estudio anterior: Lección 7: El origen del pecado.

Siguiente estudio: Lección 9: El Pecado y su curación.

Volver al índice.

----------------

Si tiene alguna consulta, contacte a Pr. Pedro Torres.

---------------

DESCARGA ESTE ESTUDIO BÍBLICO EN PDF AQUÍ.