Lección 15: Del Sábado al Domingo

DESCARGA ESTE ESTUDIO BÍBLICO EN PDF AQUÍ.

Déjeme contarle de un joven consagrado, cuya experiencia se está repitiendo en las vidas de muchos jóvenes. Como sus compañeros de clase, este joven memorizó los diez mandamientos en la escuela dominical. Un día miró al calendario (con la semana tradicional o "inglesa"), y vio que el séptimo día era Sábado, ¡y el primer día de la semana es domingo! Entonces recordó que el cuarto mandamiento dice: “El séptimo día es el Sábado del Señor tu Dios” (Éxodo 20:10). Así que, si el Sábado es el séptimo día de la semana es obvio que se trata del día de reposo del cuarto mandamiento, razonó el muchacho.

Le preguntó a su madre sobre el tema. No le pudo responder. Simplemente no lo había pensado nunca. Después le preguntó a su profesor de escuela dominical, quien dijo, “oh, el día de reposo fue cambiado al primer día de la semana”. Le pareció extraño que el profesor hubiese hecho memorizar a sus alumnos el mandamiento del séptimo día, si eso era cierto. Así que el joven quiso saber dónde encontrar mandamiento bíblico para tal cambio. El profesor estaba seguro de que estaba en la Biblia, pero dijo que lo tenía que buscar.

Algunas semanas mas tarde su profesor todavía no había sido capaz de encontrar dicho texto, así que el joven visitó al diácono. El diácono le dijo: “Oh, el calendario ha sido cambiado. Hace mucho tiempo que se perdió la cuenta del tiempo, así que no podemos decir cual es el séptimo día. El séptimo día es reposo, eso es cierto, pero no sabemos exactamente cual es el séptimo día”. Esto era muy confuso.

En la desesperación, el joven fue a visitar al pastor. Aquí seguramente él podría conseguir la respuesta, pensó el joven. Y el pastor muy amablemente dijo: “No te preocupes hijo, porque un día es tan bueno como otro. Todos los días son santos”.

“¿Ha sido cambiado el Sábado, en el calendario? Preguntó el muchacho queriendo llegar más lejos.

“Oh, no”, replicó el pastor. “Los ajustes hechos al calendario no tienen nada que ver con el ciclo semanal. Sólo son personas mal informadas las que dicen eso. El Sábado es el séptimo día y el domingo es el primer día de la semana. No hay duda de eso”.

El joven se fue. Su madre no le pudo ayudar, ni el profesor, ni el diácono, ni el pastor tampoco pudieron. Si no que todos le dieron explicaciones contradictorias. Entonces decidió buscar la respuesta por sí mismo. Después de todo, si el cuarto mandamiento ha sido cambiado, entonces tiene que haber una constancia de tal cambio que sea tan clara como el mandamiento original, razonó el muchacho. Así que buscó a Dios para pedirle que le guiara y con una concordancia leyó todo lo que la Biblia tenía que decir sobre el Sábado, sobre el domingo o sobre cualquier cambio permitido. Pronto llegó a su propia conclusión. Llegó a ser un predicador que anunciaba “los mandamientos de Dios, y la fe de Jesús” (Apocalipsis 12:17). Él vivió para ver que este mensaje que él había aceptado del testimonio de las Escrituras, llegó a ser propagado en 800 lenguajes y dialectos del mundo.

Sí, ha habido un cambio, y en esta lección usted descubrirá cuándo, cómo, por qué, y que viene desde antiguo, y el mundo está silenciado sobre tal cambio. Que Dios le bendiga mientras estudia este tema.

LECCIÓN 15: DEL SÁBADO AL DOMINGO.

Lectura bíblica: 2ª Tesalonicenses 2

Si usted hubiese vivido en la Edad Media y hubiese preguntado a alguien qué era una araña, le habrían respondido que era “un pequeño animal que tiene seis patas”. ¿Por qué? Porque Aristóteles, el gran intelectual, lo dijo. De generación en generación, su afirmación fue aceptada como la última autoridad en toda materia. Las arañas tenían seis patas porque Aristóteles lo dijo. Entonces sobre el 1400 d.C., casi 1700 años después de su muerte, alguien echó un vistazo a la pequeñita araña y se dio cuenta de que tenía ocho patas y no seis. ¡Si solamente alguien lo hubiese comprobado antes! ¡Si embargo todo el mundo aceptó lo que los demás creían!

Cuando estudiamos sobre el día santo de Dios, lo importante no es que está sucediendo ahora, o que creen los demás, si no lo que dice Dios. Durante 1700 años el mundo estuvo engañado sobre las arañas, porque nadie se puso a investigar. ¿Y qué hay acerca del día de adoración a Dios? ¿Pueden haber sido engañados una multitud tan grande durante tanto tiempo, porque ellos tampoco se preocuparon en comprobar el asunto? Volvemos a la pregunta, ¿qué sucedió? ¿Cómo fue cambiado el día de reposo del Sábado al domingo?

1. ¿CAMBIÓ DIOS EL DÍA DE REPOSO?

1. ¿Cuál es una de las características de Dios?
Malaquías 3:6
___________________________________

Santiago 1:17

_______________________________________

2. ¿Qué promesa ha hecho Dios acerca de su pacto? Salmo 89:34
___________________________________

3. ¿Qué incluye el pacto de Dios? Deuteronomio 4:13
___________________________________

4. ¿Cuánto perduran los hechos de Dios? Eclesiastés 3:14
___________________________________

5. ¿Cuán duradera es su bendición? 1ªCrónicas 17: 27
___________________________________

6. ¿Cambió Jesús alguno de los diez mandamientos? Mateo 5:17-19
___________________________________

Isaías profetizó de Cristo lo siguiente: “Se complació por amor de su justicia en magnificar la ley y engrandecerla” (Isaías 42:21). Jesús dijo: “He guardado los mandamientos de mi Padre” (Juan 15:10).

Dios no pudo cambiar el día de reposo, porque Él mismo no cambia. Cristo cumplió todos los mandamientos y nos dio un ejemplo de guardarlos. No hay ningún registro que indique que los discípulos cambiaron en los años que siguieron a la ascensión de Cristo.

Hace muchos años un joven zar ruso, mientras caminaba por los jardines reales, advirtió un guarda de palacio estaba vigilando en un campo cercano. Le preguntó al joven qué es lo que estaba guardando. El soldado no lo sabía. La curiosidad del zar se despertó y fue a comprobar los programas. Con seguridad ahí había una orden para poner un soldado en ese lugar. Años atrás, Catrina la grande abrió las puertas de su precioso jardín de rosas al público, pero temerosa de que alguien pudiese dañar sus apreciadas rosas puso un guarda para vigilarlas.

Hacía mucho tiempo que ya no había rosas, pero la orden nunca fue anulada. Un guarda tenía que continuar protegiendo la zona, la que ahora no era más que un montón de hierbas. ¿Será posible que estemos guardando algunas cosas que no sean sagradas después de todo?

2. LOS PRIMEROS PADRES Y EL DÍA DE REPOSO.

La pureza de la iglesia fue mantenida tanto tiempo como los apóstoles estuvieron vivos. Pedro, Juan y Pablo trabajaron incansablemente para mantener apartados de la joven iglesia el error y la tradición.

1. ¿Qué advirtió Pablo que le hizo advertir a la iglesia sobre el peligro? 2ª Tesalonicenses 2:3, 4
___________________________________

Después de que la constante influencia de los apóstoles hubiese sido silenciada por su muerte, la segunda generación de cristianos, un poco más allá del tiempo de Cristo, era más susceptible a los peligros de la popularidad y compromisos. El temor a la persecución y una inclinación a fraternizar con sus vecinos paganos, contribuyó sin duda a una tendencia a apostatar. La primera vez que se menciona a los cristianos observando el domingo aparece en la epístola de Bernabé y en la “Primera Apología” de Justino Mártir, escrito sobre el 150 d.C.

Dos cosas contribuyeron en este compromiso con el Sábado. Primero, el domingo era el día honrado por los paganos, y en algunos lugares, los cristianos, además de guardar el Sábado, también conmemoraban la resurrección con un breve servicio el domingo muy de mañana. Segundo, la revuelta judía liderada por Bar Cokbah (132-135 d.C.) trajo a los judíos (y todo lo que tenga que ver con ellos) a una situación muy desfavorable con los romanos. Aunque los cristianos no formaron parte de esta rebelión, a menudo eran capturados en las persecuciones resultantes, ya que los romanos los veían como una secta judía. Naturalmente, los cristianos fueron a grandes distancias para disociarse de cualquier “judío”. Surgió una tendencia a minimizar las obligaciones del Sábado, que a fin de cuentas, ¡era el lazo más fuerte que los unía con los judíos!

Esto era más evidente en las comunidades cristianas en Roma y en Alejandría, donde ambos días eran observados, lado a lado (Sábado como reposo, y domingo como fiesta) por cerca de dos siglos. Al principio, el domingo era secundario, pero mientras las prácticas paganas se iban infiltrando en la iglesia, el domingo iba recibiendo más y más importancia, y el Sábado, cada vez menos. En todas partes, el Sábado se guardaba con diferentes grados de fidelidad por más de mil años después de Cristo. En África del norte, en partes de las islas británicas y en los Alpes, el séptimo día de reposo fue guardado hasta casi el tiempo de la Reforma.

Cuando Constantino ascendió al trono imperial, el terreno estaba listo para una legislación dominical. Impaciente por unir esta división, pronto declaró (321 d.C.) que todo se cerrase el primer día de la semana –“el venerable día del Sol”. Más tarde, en ese mismo siglo, la iglesia puso su sello de aprobación sobre el domingo como día de adoración: “Los cristianos no tienen que judaizar ni estar ociosos el Sábado, sino que deben de trabajar ese día; pero el día del Señor (domingo) lo deben de honrar especialmente” (Canon 29 del Concilio de Laodicea). Este acto oficial de la Iglesia, completó la transición del día de adoración del Sábado al domingo. De ahí en adelante los emperadores vendrían y se irían, los estatutos civiles cambiarían al capricho de cada conquistador, pero la observancia del domingo llegaría a afirmarse más.

3. LA REFORMA Y EL SÁBADO.

Por el tiempo de Martín Lutero y de la Reforma, la tradición había sido elevada a una posición igual y a menudo por encima de la Biblia. Así que cuando Lutero dijo: “La Biblia y sólo la Biblia es nuestra regla de fe y de práctica”, tiró una auténtica bomba en el pensamiento de su tiempo. (Por la palabra “tradición” se incluyen todos los decretos, acciones, reglas, e interpretaciones acumuladas por la Iglesia, y sus pronunciamientos tanto en teología como en valores morales).

Entonces vino el Concilio de Trento (1545-1563), quizás el Concilio más importante en la historia de la Iglesia. La cuestión que se afrontó fue la autoridad. ¿Pudo ser victoriosamente defendida la tradición frente a la afirmación reformadora de la Biblia y sólo la Biblia? Aquí vemos cómo el Dr. H. J. Holtzmann, lo ha resumido en Canon y Tradición, pág. 263.

¿Qué fue lo que transfirió el día de Reposo? ¡La autoridad de la tradición! Sobre ella la Iglesia cambió uno de los preceptos de la Ley de Dios.

¿Estamos descubriendo que le sucedió al día de Reposo? Evidentemente. Lea este fragmento de la Confesión de Augsburgo, escrita en 1530:

“Ellos (los católicos) alegan el cambio del día de Reposo al día del Señor, contrariamente al... Decálogo; ... Ellos deben de considerar muy elevado el poder de la Iglesia, porque ha dispensado un precepto del Decálogo”. (De Philip Schaff, the Creeds of Christendom, vol. 3, p.64, mencionado en Un día para recordar p. 61, por George E. Vandemann).

Seguramente fue así, y quizás mucho más, por lo que el apóstol Pablo se refería cuando predijo un apartamiento de las doctrinas simples y puras de Jesús.

1. ¿Qué es lo que haría el hombre de pecado? 2ª Tesalonicenses 2:4
“El cual se opone y se _________________ contra todo lo que se llama Dios, o que es objeto de culto; tanto que se ___________ en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por ____________”.

2. ¿Qué dijo Daniel acerca de esta gran apostasía? Daniel 7:25 “Y hablará cosas ___________ el Altísimo; y a los santos del Altísimo quebrantará, y pensará en cambiar los _____________ y la ____________.”

Las leyes de los hombres están siendo cambiadas constantemente. Daniel sólo pudo estar hablando de un intento de entrometerse con la Ley de Dios y con su tiempo sagrado, el Sábado.

Uno se estremece al ver cómo la tradición ha trepado en la iglesia. ¿Es acaso asombroso el que millones de personas jamás se hayan preguntado nada acerca del día de reposo? ¡La terrible verdad es que el Sábado del Señor Jesús fue sacrificado a los dioses de la popularidad y del compromiso! ¡Y hemos sido pillados dormidos, guardando involuntariamente un día que de sagrado no tiene nada!

Alguno preguntará, ¿no saben esto nuestros grandes directivos religiosos? ¿Por qué no se hace algo al respecto? La primera pregunta la consideraremos en la siguiente sección; la segunda sigue siendo un misterio. ¿Podría ser que el espíritu de la reforma ha crecido tan indistinto que los grandes cuerpos de protestantes tengan que volverse a la tradición que rechazaron para encontrar una autoridad de por qué adoran en domingo? Así es la vergüenza del compromiso.

4. ADMISIONES SINCERAS.

Aquí hay unos cuantos registros de teólogos, de los muchos que se pueden encontrar, la mayoría de ellos son contemporáneos.

Católico: “Puede leer la Biblia de Génesis a Apocalipsis, y no encontrará una sola línea que autorice la santificación del domingo” (La Fe de Nuestros Padres, Por James Cardinal Gibbons, p.111).

“La Biblia… nos cuenta cómo Dios ordenó que se guardase el séptimo día como monumento de la creación. Nos cuenta cómo el mandamiento fue repetido en el Sinaí. Nos narra cómo el mismo Hijo de Dios guardó el Sábado. En ningún lugar dice que los cristianos deberían guardar un día diferente al de los judíos, su pueblo escogido” (The Catholic Bulletin, 7 de Febrero de 1954).

“No hay un sitio en el Nuevo Testamento donde se registre distinguidamente que Cristo cambió el día de adoración del Sábado al domingo. Aún así, todos los protestantes, excepto los Adventistas del Séptimo Día, observan el domingo… Los protestantes siguen la tradición al observar el domingo” (Our Sunday Visitor,11 de Junio de 1950).

Bautistas: “No hay nada en las Escrituras que nos pida que guardemos el domingo en vez del Sábado como día santo” (“Considere el caso para Sábados tranquilos”, por Harold Lindsell, editor, Christianity Today,5 de Noviembre de 1976).

“Había y hay un mandamiento para guardar santo el día de reposo, pero ese día de reposo no era domingo. De cualquier modo, se dirá con cierto aire de triunfo, que el día de reposo fue cambiado del séptimo al primer día de la semana…¿Dónde se puede encontrar un registro de tal cambio? No en el Nuevo Testamento, rotundamente no.” (Dr. Edward T. Hiscox, autor de El Manual Bautista, en un documento leído delante de la Conferencia de Ministros de Nueva York, mantenida el 13 de Noviembre de 1893).

The Christian Church (la iglesia cristiana): “No hay autoridad directa de la Biblia para llamar al primer día de la semana “día del Señor” (Dr. D. H. Lucas, Christian Oracle, 1890).

Congregacionista: “El día de reposo cristiano (el domingo) no está en las Escrituras, y no fue llamado día de reposo por la iglesia primitiva” (Dwight’s Theology, Vol. 4, p. 401).

Episcopal: “El mandamiento bíblico dice que el séptimo día descansarás. Ese es el Sábado. En ningún lugar en la Biblia está basado el que se haga en domingo” (Phillip Carrington, Toronto Daily Star, 26 de Octubre de 1949).

Metodista: “La razón por la que observamos el primer día en vez del séptimo no está basado en ningún mandamiento. Uno buscará en las Escrituras en vano tratando de encontrar el cambio del séptimo al primer día” (Clovis C. Chappel, Diez reglas para vivir, p. 61).

Presbiteriano: “El Sábado es parte de … los Diez Mandamientos. Solamente esto despeja la duda acerca de si la institución es perpetua. Hasta … que se pueda mostrar que toda la ley moral ha sido abolida, el Sábado permanecerá … Las enseñanzas de Cristo confirman la perpetuidad del Sábado” ( T. C. Blake, Teología Condensada, p. 474, 475).

Varios: “Las gentes de habla inglesa han sido los más persistentes en perpetuar la asunción errónea de que el cuarto mandamiento se pasó al domingo … Se habla frecuentemente, y erróneamente, del domingo como día de reposo” (F. M. Setzler, director jefe, departamento de antropología, Smithosian Institute, carta, 1 de septiembre de 1949).

5. UN ASUNTO DE LEALTAD.

Millones de cristianos sinceros jamás se han cuestionado la autenticidad del día de reposo. Mientras la historia llega a la crisis final, el asunto de fidelidad es más y más importante.

1. ¿Qué dijo Cristo acerca de aquellos que rechazan sus mandamientos, para guardar la tradición de los hombres? Mateo 15:9
____________________________________

2. Según Pablo ¿que indica la obediencia? Romanos 6:16
____________________________________

3. ¿Por qué debemos guardar los mandamientos de Dios? Juan 14:15
____________________________________

¿Podría ser que hay más envuelto en esta cuestión de lo que jamás hayamos soñado; que escoger obedecer a Dios o aceptar la falsificación del enemigo llega a ser un asunto de lealtad? Mientras observe a Jesús, el Hombre que murió por usted, con las manos abiertas, manos que fueron clavadas en la cruz por usted, y le oye decir: “Si me amáis, guardad mis mandamientos”, ¿le importa mucho lo que la opinión popular diga? ¿Importa la voluntad de la multitud? ¿O las cosas? ¿O el bienestar? ¿O la aceptación social? ¿O lazos de amistad? ¿Hay algo que realmente importe tanto como la lealtad a su Señor, colocándose en su lado, levantando su bandera, haciéndole saber que le ama a cualquier costo? ¿Hará usted eso?

--------------

Estudio anterior:
Lección 14: Un Día a recordar.

Siguiente estudio:
Lección 16: La observancia del Sábado.

Volver al índice.

---------------

Si tiene alguna consulta, contacte a Pr. Pedro Torres.

---------------

DESCARGA ESTE ESTUDIO BÍBLICO EN PDF AQUÍ.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Los textos estan bien aplicados. La paz de Dios, Padre de Nuestro Senor Jesus sea contigo.1

leidy viloria dijo...

Como dice el texto 2 de Timoteo 17-18 y su palabra carcomera como gangrena; de los cuales son himeneo y fieltro, que se dedicaron de la verdad, diciendo que la resurrección ya se efectuó, trastornado la fe de algunos

yeyes Derlis dijo...

Es muy importante la aclaracion del dia santo; particularmente he estado investigando la observancia del dia Domingo y el porqué cambiaron al Domingo del Sabado.
Esta página me ayudo bastante,las preguntas propuestas por el autor del texto y las escrituras sugerida..
Gracias por las palabras inspiradora y por la conclusion final a mis investigaciones!!

Anónimo dijo...

¿De verdad honran el sabado los Adventistas del Sèptimo dìa, o solo lo usan para contradecir y ser diferentes a todos los demas protestantes?
Espero que el auator de este tema de verdad guarde y honre el Dia de Reposo, de otra manera, estarà en el mismo papel de todos los que guardan el Domingo (Domini Die)