Promesa Segundo Mandamiento

Texto: Éxodo 20:4-6 BLP.

El segundo mandamiento tiene varios aspectos interesantes.

1) Dios pide no hacer imágenes de nada que le represente. Mejor dicho, teniendo en cuenta que el tiempo verbal es un futuro (no te harás) es una promesa.

Dios nos está diciendo que no tendremos la necesidad de hacer representaciones físicas para establecer contacto o relación con él. En la antigüedad los dioses eran cargados a la guerra, se ponía en lo alto de las ciudades amuralladas cuando eran asediadas, y suponían una carga física para el desplazamiento. Por lo tanto, también su influencia o campo de acción de su poder era limitado, de ahí que, por ejemplo, Jonás huyese en dirección contraria a Nínive, pensando que huiría de la presencia de Dios (concepto pagano).

Dios nos dice que él está en todas partes, que no necesita ninguna representación física, imagen estatua o cualquier otra cosa para que tengamos una relación con él. No depende de ningún ídolo o estatua para poder bendecirnos, y además y como consecuencia, no está atado físicamente a un emplazamiento o radio de acción. Dios nos puede oír, bendecir, ayudar, en cualquier momento, en cualquier lugar, no hace falta cargar "amuletos" o estatuillas como se hacía en las culturas antiguas paganas.

Por otro lado, también nos está librando de viejas costumbres, penitencias, sacrificios innecesarios o no solicitados. La cultura de entonces requería "aplacar" la ira de los dioses con sacrificios, a menudo humanos. Dios nos está diciendo que el sistema de culto que él nos pide es completamente diferente. El Santuario, aunque aquí no lo menciona, es un instrumento pedagógico que enseña el plan de salvación, pero que no es salvífico en sí mismo. Dios, que no es representado por nada ni nadie (salvo Jesús posteriormente) es el único que nos salva y no requiere instrumentalización que lo "ate" o "limite" en el espacio y el tiempo.

2) "Que castiga en sus hijos, nietos y biznietos la maldad de los padres..." El verbo hebreo que hay detrás de "castigar" es PAQAD, que significa literalmente "visitar". Otras traducciones menos "modernas" así lo vierten. El verbo paqadse usa en sentido de visita como una "visita médica", una "revisión", o una "inspección". Dios no "castiga" a los descendientes tal cual se traduce en esta versión, de lo contrario, no tiene sentido Ezequiel 18:19-20 donde nos dice que el padre no llevará el pecado del hijo, ni el hijo el pecado del padre.

Cada uno es responsable de sus propios pecados, de eso no cabe duda, y tendremos que rendir cuentas individualmente ante Dios por ellos. No obstante, hay algo que sí afecta a las generaciones siguientes, y son las consecuencias del pecado. Se conoce poco de las leyes de la genética y la herencia, pero sí lo suficiente para saber que los hijos de un alcohólico tienen más riesgos de acabar siendo alcohólicos que los hijos de un abstemio (por ejemplo). Se cree que la influencia de mis errores afecta hereditariamente hasta la tercera o cuarta generación (nietos y biznietos). Teniendo en cuenta esta ley de la herencia, Dios aquí nos está haciendo una nueva promesa, se compromete a visitar a mis hijos, nietos y biznietos para "revisar" ese error que yo cometí. Se entiende claramente que Dios se compromete a ayudar a mis hijos, nietos y biznietos para evitar que cometan el mismo error que yo he cometido (visitar en sentido médico, revisor, inspección, lo que implica aplicación de medidas correctivas/preventivas). En definitiva, el sentido de esta frase cambia mucho si se tiene en cuenta el verbo original y su tiempo verbal (futuro-> promesa).

3) "Soy misericordioso por mil generaciones". En la traducción tal cual viene dada, parece un intento de "compensar" la faceta negativa del "castigo". Nada más lejos. Es una "compensación" (si se pudiese decir así) para no hacer agravio comparativo. Dios se preocupa tanto por el que le aborrece, que el que es fiel podría quejarse diciendo "¿y nosotros qué?" como lo dijo el hijo "fiel" en la parábola del hijo pródigo. Dios nos dice, "a vosotros os hago misericordia por mil generaciones" (número incontable).

Hay que darse cuenta que habla de "misericordia" en otras versiones se habla de "bondad". Sigue teniendo un aspecto y concepto de "perdón". Dios tiene misericordia de los que intentamosguardar su ley. No podemos creer que la guardamos y somos perfectos. Perfecto sólo hay Uno. Dios tiene infinita misericordia con los que estamos en el camino de la Salvación, pero incluso en esta frase que leída rápidamente parece un "premio" por ser bueno, podría entenderse como un reproche cariñoso para aquellos que estamos en el camino de la Salvación. "No te creas mejor que estos otros, incluso de ti tengo misericordia perdonando tus errores, eso sí, lo hago con gusto, te perdono miles de veces, a ti y toda tu familia..."

Fuente: Pedro Torres, YouVersion.